Jueves 10 Enero 2019

Palabra del día

Evangelio de Lucas 4,14-22a

Euanghèlion

El hombre ha desafiado fuerzas más allá de la propia comprensión, y ha emprendido un camino que lo está llevando recto hacia la muerte que no muere, en el reino de las incandescentes tinieblas de Lucifer. Jesús, Yeshua, Aquel que Sana y Salva, no ha venido en la tierra a hacer una gira de placer, sino a liberar al hombre de las fauces del enemigo satánico. Jesús ha venido en la tierra a traer su euanghèlion. El euanghèlion, el anuncio feliz, era antiguamente el anuncio de la victoria militar, de la muerte o de la captura del adversario, de la derrota de los enemigos que de inmediato un mensajero corría a referir al pueblo desde el campo de batalla.
El  euanghèlion de Jesús no ha sido ofrecido al hombre para crear una nueva religión o devoción sino para liberar al hombre del Enemigo satánico, sanarlo de su engaño, salvarlo de la fuerza de la muerte y de su apretón letal que aterroriza el hombre. Jesús no sólo ha anunciado el anuncio feliz, toda su vida ha sido euanghèlion. Jesús es euanghèlion, sus primeras palabras en el evangelio de Marcos son: metanoèite kài pistèuete en to euanghèlion, “cambien manera de pensar y crean en el feliz anuncio”. El euanghèlion es el anuncio que es absolutamente posible estar en el goce, es el anuncio para la humanidad que la felicidad del hombre es el primer deseo de Dios y la primera responsabilidad del hombre. El euanghèlion de Jesús tiene el poder de liberar a los prisioneros del Maligno, prisioneros que el Maligno tiene en cadenas, esclavizados por su engaño, como botín de su conquista, como trofeo de su victoria sobre la humanidad. El euanghèlion de Jesús tiene el poder de devolver la vista a los ciegos, a aquellos que se han dejado engañar por el Maligno hasta perder toda sapiencia, inteligencia, conocimiento, capacidad de comprensión, conciencia, hasta volverse incalculablemente ignorantes, vaciados de toda capacidad intelectual y espiritual.
El euanghèlion de Jesús tiene el poder de iluminar la oscuridad intelectual del hombre y de purificar su corazón de la avidez, de la envidia, de la posesión, del conflicto que obstruyen el camino de la humanidad hacia su evolución espiritual, hasta que pueda volver a ver, más literalmente: a mirar arriba. El euanghèlion de Jesús tiene el poder de volver a poner en libertad a los oprimidos, aquellos que ya no tienen espacio para vivir, para moverse en la libertad, en la dignidad, en el esplendor de los hijos de Dios. Aquellos que, en las manos de los poderes fuertes del mundo, han sido quebrados en la fuerza del deseo, desarraigados de sus sueños y por lo tanto están en la estrechez, en la sumisión, en la tristeza. El euanghèlion es el libro del gozo para quien quiere ser feliz, es el libro de la vida para quien quiere vivir para siempre en Dios, el libro de la liberación para quien quiere liberarse, el libro del amor para quien desea aprender a amar. El euanghèlion es el libro que el hombre tendrá que aprender a leer, a comprender, a amar para ser feliz, porque es el único libro que sabe leer, comprender, amar al hombre.