Viernes 2 Abril 2021

La pasión del Señor

Palabra del día
Evangelio de Juan 18,1–19,42

Se ha cumplido

En la Peshitta – antigua versión aramea de los evangelios – “se ha cumplido” se expresa con m(e)shalàm. Es decir, Jesús usa el verbo shlòm, raíz shlm, la misma raíz lingüística del nombre Shiloh (Génesis 49,10) con el cual él mismo por primera vez es profetizado en la bíblia; y es también la misma raíz lingüística del hebreo shalòm, que el arcángel Gabriel pronuncia, al inicio de toda la historia de la salvación, cuando va a visitar a María. Es la misma raíz de la última palabra que Jesús ha pronunciado antes de irse de este mundo. Y, por si fuera poco, Peshitta traduce, siempre con el verbo shlòm, también el último acto de Jesús en la cruz, aquel "entregar" el Espíritu.
¿Qué significa la raíz shlm?
Las lenguas semíticas, del acadio sillu/sillum al hebreo sel, reconducen al concepto de "refugio, cobertura, protección, tener cuidado, sombrear para proteger". La raíz hebrea shlh indica "estar tranquilo, feliz, vivir en paz, prosperar". Desde aquí muchísimos son los nombre comunes, propios, los adjetivos derivados con las mismas letras radicales: el adjetivo shalew, “tranquilo, feliz, seguro", el sustantivo shelew, “tranquilidad, despreocupación, paz", la antigua forma primitiva Shiloni, una ciudad en la tribu de Efraím, en el reino de Israel, donde ha sido protegida el Arca de la Alianza por mucho tiempo. Todavía se encuentran shalwah, “reposo, prosperidad, seguridad”, shelewa, “felicidad, tranquilidad”, shilluach, “presente, don”, shalom, “paz, bienestar”.
Shalom deriva del cruce de dos raíces acadias, slm, con el significado de reconciliarse, hacer las paces, y shlm, en el sentido de estar bien, estar en buenas condiciones, estar intacto; ser/hacer favorable, propicio; tener éxito, prosperar; mantener en buena salud, en buenas condiciones; custodiar, proteger, salvaguardar. En la biblia shalom aparece centenares de veces, incorporando siete significados principales: prosperidad, éxito; plenitud; estar intacto; bienestar, condición de buena salud; paz; sociabilidad, amabilidad; liberación, salvación.
En la boca de Jesús, sobre el altar de la cruz, se ha cumplido es como una cascada que recoge en sí la suma de todos los bienes y de toda riqueza de luz y de amor, que por fin puede derramarse sobre la humanidad que desea sumergirse en la paz de Dios. Al mismo tiempo se ha cumplido es el sello inviolable de Jesús sobre todas las cosas que han sido, que son y que serán. Sólo el Señor, no el servidor, puede decir todo se ha cumplido, puede decir ahora está hecho, ahora es todo nuevo, está todo en Dios.   

Nota para el lector
Cualquier profundización sobre Peshitta – versión aramea de los evangelios – y las raíces lingüísticas de shalom se puede encontrar en la obra Shiloh, de Paolo Spoladore, Ed. Usiogope, Venecia, 2009.