Viernes 24 Enero 2020

Segunda semana del Tiempo Ordinario

Palabra del día
Evangelio de Marcos 3,13-19

Tres cosas

Jesús elige quien quiere él. No tiene nada que ver con la historia que llevas dentro y que tienes detrás, no tienen valor méritos y deméritos; él elige en nosotros cosas y dimensiones, sensibilidad y propensiones que nosotros no podemos imaginar ni siquiera con toda la fantasía y la imaginación. Él elige quien quiere él. Los que son elegidos, son elegidos para tres tareas de amor precisas e indeformables.
Primera tarea de amor: estuvieran con él, simplemente, estupendamente, continuamente, establemente estar con él, vivir y respirar quedándose con él.
Segunda tarea de amor: predicar a las gentes, distribuir la sal del conocimiento de nuevos y eficacísimos procedimientos para una vida más armónica y saludable en el cuerpo y en el espíritu, inspirar la humanidad a desear nuevos y más evolucionados niveles de beatitud, felicidad y paz; multiplicar en fin la luz de la inteligencia del Espíritu para liberar todos los pueblos y las gentes de la ignorancia y de la estupidez.
Tercera tarea de amor: expulsar del corazón, de la vida, de la mente del hombre el poder del mal y los demonios mismos, para liberar a los hijos de Dios del miedo del mal, de la esclavitud de la rabia, del odio, de la posesión y del poder violento.
La primera tarea es para generar energía de amor con él. La segunda tarea es para generar energía de amor para los hermanos para que así los hermanos puedan generar energía de amor entre ellos y con él. La tercera tarea es generar energía de amor capaz de vencer y exiliar al maligno de los confines de la tierra.
Tres tareas de amor, porque el amor es la única tarea posible.