Sábado 5 Enero 2019

Palabra del día

Evangelio de Juan 1,43-51

Sígueme

¡Sígueme!, literalmente: ¡adhiéreme! Se trata del imperativo del griego akolouthèo, "sigo, acompaño, imito; voy junto, me conformo, me adapto, adhiero; correspondo a, soy correspondiente".
Seguir es importante, pero no es todo, más bien es poco, es limitado, es limitante porque es quedarse afuera, es quedarse a un lado, es quedarse atrás. Jesús desea que lo sigamos pero no desea que nos quedemos afuera. Jesús desea que nosotros entremos en él totalmente, que a él adhiramos, adhiramos totalmente. Adherir a su ser, compenetrar su voluntad, entrar adentro de su Palabra, ser parte íntimamente de su amor, esto es el sígueme de Jesús. ¡Sígueme! no es el inicio de una nueva religión, de una nueva ritualidad, sino que es el inicio de una historia de amor, de un amor que nos vaciará de cualquier otra cosa y que nos preparará para la eternidad.