Sábado 26 Diciembre 2020

San Esteban, protomártir

Palabra del día
Evangelio de Mateo 10,17-22

¿En manos de quién?

¿En manos de quién está la inteligencia de los hombres, para que llegue a entregar a los tribunales los hombres porque son de Jesús y viven en su nombre? ¿En manos de quién está la inteligencia de los hombres, para que llegue a entregar al látigo y a las torturas los hombres porque son de Jesús y viven en su nombre? ¿En manos de quién está la inteligencia de los hombres, para que el hermano llegue a matar al hermano, el padre a matar al hijo, los hijos a matar a los padres a causa de Su Nombre?
¿En manos de quién está la inteligencia de los hombres, porque un día serán odiados con todas las fuerzas aquellos que son y viven en el nombre de Jesús?
¿En manos de quién están la inteligencia y el corazón de la humanidad, si pasa esto? No puede que estar en manos del Enemigo. No puede que estar encadenada a la doble cadena, la doble cadena predilecta de Satanás para tener a la humanidad en la ceguera y en la locura. La doble cadena del Maligno está compuesta por la ignorancia que refuerza el prejuicio, por el prejuicio que alimenta y refuerza la ignorancia. He aquí porque Jesús revela que incluso el tiempo difícil de la persecución tiene que convertirse en una potente y extraordinaria ocasión para anunciar, anunciar y testimoniar la potencia luminosísima de la Palabra para desatar a la humanidad de las cadenas maléficas de la ignorancia y del prejuicio.
Otra tarea más bella y entusiasmante en el mundo no hay: en nombre de Jesús, liberar la mente del hombre de la ignorancia y el corazón del hombre del prejuicio hacia Jesús.